Sir Ernest Shackleton

FICHA DEL ARTÍCULO

Sección:
Etiquetas - palabras clave: ,


Artículo

De todas las personas que admiro, creo que Sir Ernest Shackleton es quien más merece mi admiración. Para quien no sepa quién es este fenómeno, les voy a contar un poco la historia que tanto me alucina. No me canso de ver el documental de “Atrapados en el hielo“.

Sir Ernest Shackleton nació en febrero de 1874 en Kilkee House, cerca de Athy, en el Condado de Kildare en Irlanda. A los 24 años fue nombrado capitán, y después de haber estado 4 años embarcado en un barco inglés, es cuando empieza a soñar en ir a la Antártida y hacer una travesía andando hasta el punto más austral del mundo. Lo intenta en 1901, pero el escorbuto no le dejó continuar y lo máximo que llegó fue a la latitud l=82º16′ S, por lo que tuvo que regresar a Inglaterra.

Trece años más tarde, el 8 de Agosto de 1914, con su propia tripulación de 27 personas, 60 perros y un nuevo barco venido de los más prestigiosos astilleros de Noruega llamado Endurance, se embarcó en volver a conseguir un nuevo récord que no era ya el de llegar a pie hasta el punto más meridional, sino atravesar la Antártida andando; el primer récord ya lo batió Roald Amundsen, quien reclamó el polo sur para Noruega.

   

                                       El Endurance rompiéndose                                              Abriendo paso

El Endurance atrapado

De Plymouth, Inglaterra, puso rumbo al Mar de Weddell, pasando por Georgia del Sur (una isla habitada por balleneros cerca de la Antártida). Cuando llegaron a dicho mar, éste estaba completamente helado, con lo que tuvieron que abrir paso por canales hechos a mano para poder transportar el barco hasta que el día 18 de enero la temperatura bajó drásticamente, y el hielo llegó a tener 5 metros de profundidad, dejando el barco completamente atrapado.

En este momento su hazaña era mucho más importante porque ya no tenía que cruzar el continente, sino que su responsabilidad le haría salvar la vida de todos sus tripulantes. Así intentaron sobrevivir en el barco cuidando de los perros y de sí mismos, hasta el punto en que el hielo les fue trasladando bastantes millas hacia el norte debido a los movimientos glaciares, donde el barco empezó a romperse por la presión del hielo.

Shackleton ordenó abandonar el barco y recuperar sólo las pertenencias importantes que les ayudarían a sobrevivir… cogieron los botes y se fueron en busca del mar para poder buscar ayuda lo antes posible, mientras tanto acampaban en el hielo con unas tiendas de campaña hechas por ellos y con muy poca ropa de abrigo.

Campamento

El Endurance hundiéndose

Cuando llegaron a la costa, sacrificaron a los perros porque no podían llevárselos y no serían capaces de sobrevivir por sí mismos allí. Así que cruzaron a remo hasta Elephant Island, donde Shackleton y 5 tripulantes más se embarcaron hacia Georgia del Sur, con una embarcación fabricada con material procedente de las dos con el fin de hacerla estanca y protegerla, además de añadirle un mástil con una vela. Los demás se quedaron en la isla a esperar.

Rumbo a Georgia del Sur

Aguantando tempestades, frío y apenas sin comida ni agua, al final llegaron a Georgia del Sur después de navegar 17 días en las peores condiciones posibles. Allí gritaron ¡Salvados!, pero cuando llegaron a la isla se dieron cuenta que por mar las estaciones balleneras estaban a más de 120 millas y que por tierra serían unos 35 km. Por tanto, no había otra forma que ir andando hasta allí. Tardaron 36 horas y llegaron el 20 de Mayo, mugrientos, con el rostro ennegrecido por el humo de la grasa y el pelo hasta los hombros enmarañado y cubierto de sal.

Gracias a haber arriesgado su vida, llegó a tiempo para que enviaran un barco de rescate a Elephant island y así poder salvar la vida de todos los tripulantes del barco, aunque había uno muy herido que tuvo que ser operado de un pie congelado por los dos cirujanos de abordo. El 30 de agosto de 1916 apareció por fín el barco de rescate esperado por los 22 tripulantes que se habían quedado.

Shackleton se convirtió en un héroe nacional, no es para menos, salvó la vida a todos sus tripulantes aunque no consiguiera su propósito: la travesía de costa a costa del continente andando.

Endurance

En el año 1921 volvió al continente helado para ver qué nuevo propósito se le ocurría para marcar un récord en un barco llamado Quest, con el que pretendía circunavegar el continente antártico o buscar el tesoro del Capitán Kidd. Le daba igual, solo quería volver al sur.

El día 4 de enero de 1922, tras una travesía borrascosa, llegó a Georgia del Sur donde brindó de nuevo con los balleneros. Al retirarse a su camarote murió de un ataque cardíaco a los 47 años.

Skipper

Toda la vida navegando a motor, a vela desde 2003, he participado en innumerables regatas tipo club y en varias de altura. he cruzado el Atlántico, siendo la ruta desde Lanzarote hasta la bahía de samaná en República Dominicana, 3000' aprox. Capitan de yate.

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.