Ruta Roses – Portlligat – Port de la Selva – Portbou – Llançà – Cadaqués

FICHA DE LA RUTA

Tipo de navegación:
Distancia en millas: 63 nmi.
Duración de la ruta: 1 semana
Grado de dificultad: Media


Puerto base: Port de Roses
Finaliza en puerto base: Sí


Ciudades: , , , , ,
Costas:
Países:
Océano / Mar:

Localización - Google Map

Descripción de la ruta náutica

Se trata de una ruta costera de 7 días para conocer todos los rincones de la Costa Brava Norte, desde sus parques naturales a sus pueblos marineros. Es una ruta para navegantes que, además de los placeres de la navegación a vela, los fondeos y baños en calas con aguas cristalinas, quieran conocer sus pueblos, su gente, su gastronomía, etc.

Se trata pues de una ruta muy amena, con navegaciones diarias de corta duración y que, dadas las cortas distancias, el patrón puede modificar al gusto de la tripulación. Ideal para el amante del mar que no quiere perderse el resto de maravillas que la Costa Brava norte ofrece.

Día 1 (12 millas). Roses – Montjoi – Pelosa – Joncols – Cadaqués – Portlligat

Saldremos durante la mañana del puerto deportivo de Roses y pondremos rumbo sudeste, dejando la costa a babor. A los pocos minutos de navegación nos encontraremos con una formación rocosa conocida con el nombre de “Els Brancs”, justo delante de la playa de Canyelles Petites y seguidamente, a babor, pasaremos frente a la playa de la Almadrava. Una vez la pasemos, dejaremos de ver las diferentes urbanizaciones de la zona y nos encontraremos bajo una costa formada por grandes rocas.

Siguiendo la costa pasaremos frente a punta Falconera, donde cambiaremos rumbo este, proa dirección a la Cala Montjoi. Cuando lleguemos a la cala, podremos fondear y admirar el paisaje. Esta cala es conocida a nivel mundial, por ser donde se encuentra ubicado el conocido restaurante “El Bulli”, del no menos famoso restaurador Ferran Adrià. Otra alternativa, al fondeo en cala Montjoi, sería hacerlo en cala Pelosa, muy próxima a la anterior. En esta cala podemos encontrar un chiringuito que hace las delicias de muchos armadores que fondean en sus aguas. Aquí podran degustar las exquisitas paellas y fideuas, el arroz caldoso, pescado fresco de la bahía de Rosas y una amplia variedad de tapas. El chiringuito dispone, para los clientes, de servicio de taxi-barca y boyas gratis para los clientes que vengan al chiringuito en barco, y un pantalán flotante para desembarcar en la playa. En verano (desde el 25 de junio hasta el 15 de septiembre) disponen de servicio de cena.

Después de remojarnos en la cala, tomar el sol y comer, a media tarde pondremos proa hacia el Cap Norfeu. A partir de aquí, estaremos navegando dentro del Parque Natural del Cap de Creus, una zona privilegiada por las vistas de su costa abrupta. Siguiendo con rumbo noreste, dejando a babor cala Joncols, llegaremos a la Bahía de Cadaqués, donde podemos fondear para pasar la noche. Otra opción si el viento sopla con insistencia y hay mar de fondo, es fondear, para pasar la noche, en otra de las míticas calas de Cadaqués, Port Lligat, donde está ubicada la famosa casa-museo del pintor Salvador Dalí. Esta es una zona más a resguardo de los vientos y del mar.

Día 2 (15 millas). Portlligat – Guillola – Port de la Selva

Pasaremos la noche en Cadaqués o Port Lligat y, a primera hora de la mañana, aprovechando la entrada de viento, saldremos rumbo al Cap de Creus. Este cabo es la punta más septentrional de la península ibérica y es famosa por ser una zona de belleza extraordinaria, con aguas cristalinas y calas únicas (Bahía de la Guillola, Cala Jugadora, Cala Culip y Cala Portaló).

Podemos pasar el día conociendo alguna de estas calas que encontraremos en el Cabo de Creus, todas ellas únicas, donde podemos aprovechar par darnos un chapuzón y comer. A media tarde saldremos del Cabo de Creus y pondremos rumbo al Port de la Selva donde, después de atracar en el club nàutico, visitaremos esta interesante población de la Costa Brava-Norte, cenando en alguno de sus restaurantes, saboreando sus pescados y mariscos y disfrutando de una noche marinera.

Día 3 (8 millas). Port de la Selva – Garbet – Portbou

Saldremos de Port de la Selva y pondremos rumbo norte costeando, hasta llegar a la playa de Garbet. Aquí encontraremos un entorno fantástico para fondear la embarcación y comer en el restaurante que hay en la misma cala. Disponen de servicio de boyas y taxi-barco, previa reserva de mesa, que pueden realizar llamando al 972 389 002 a su entrada en la bahía. En el Garbet se pueden degustar los mejores productos del mar, con elaboraciones basadas en realzar el gusto natural de los productos, como las espardeñas, gambas rojas y pescados salvajes, entre otros. Posee un vivero propio de langostas, bogavantes y marisco, donde podrán elegir la pieza preferida.

Por la tarde continuaremos rumbo norte, dejaremos atrás la población de Colera y llegaremos al Club Nàutico de Portbou. Esta localidad es la última población antes de entrar en aguas francesas. Será aquí donde atracaremos y pasaremos la noche a resguardo, no si antes conocer esta localidad fronteriza del Alto Ampurdán.

Día 4 (4 millas). Portbou – Guifreu – Llançà

Portbou es el punto más septentrional de nuestro viaje. A partir de ahora, volveremos siguiendo la costa para descubrir nuevas maravillas que nos depara la Costa Brava norte.

Saldremos de Portbou y pondremos rumbo sur, para fondear en la playa de Guifreu, situada en la localidad de Llançà. Esta playa posee la bandera azul por la calidad de su arena y su agua cristalina. Aprovecharemos el fondeo para darnos un chapuzón. Por la tarde pondremos rumbo al Club Nàutico de Llançà, donde después de atracar visitaremos esta interesante población.

Día 5 (12 millas). Llançà – Jugadora – Portaló – Cadaqués

Por la mañana, saldremos de Llançà, dirección sur, dejando a estribor la población ya visitada del Port de la Selva, para nuevamente costear el cabo de Creus. Aprovecharemos para visitar alguna de sus calas (la Bahía de la Guillola, Cala Jugadora, Cala Culip o Cala Portaló ), todas ellas fantásticas y donde podemos descansar, darnos un baño, comer y admirar el paisaje.

Nuestra intención es fondear, siguiendo rumbo sureste, en la Bahía de Cadaqués o el Portlligat, según decida el patrón, teniendo en cuenta el viento reinante y el estado de la mar. Merece la pena admirar la maravillosa población de Cadaqués, disfrutando de un atardecer daliniano frente al pueblo, iluminado con las últimas luces del día. El pueblo de Cadaqués también dispone de un servicio de boyas y de taxi-barca que les llevará hasta la playa. Para contactar pueden hacerlo a través del Canal 9 VHF.

Día 6 (4 millas). Cadaqués – Joncols

A estas alturas de nuestro viaje, un descanso de navegación puede ser necesario. Donde mejor descansar que en Cadaqués, fondeados en la bahía, con unas vistas inmejorables de la población. Hoy será el día para visitar la población, con sus calles marineras, sus comercios, sus restaurantes, etc.

Por la tarde, tenemos dos opciones, quedarnos en Cadaqués a cenar y tomar una copa en cualquiera de las diferentes terrazas de la playa o dirigirnos rumbo suroeste hasta otra de las mejores calas de la Costa Brava, cala Joncols, donde podemos fondear y pasar la noche. Cala Joncols es una cala ideal para la para fondear, darnos un baño y degustar los productos que ofrece el restaurante del hotel o el chiringuito que hay a pie de playa. Los navegantes disponen de un servicio de boyas (previa reserva de mesa) y, si lo desean, puede solicitar el servicio de taxi-barca para llegar al restaurante del Hotel o el Chiringuito de la playa, llamando a través del canal 13 VHF.

Día 7 (8 millas). Cadaqués – Joncols – Almadrava – Roses

Si nos encontramos en Cadaqués pondremos rumbo suroeste hasta llegar a cala Joncols. Si hemos decidido fondear en cala Joncols, después de almorzar y darnos un chapuzón, podemos fondear en alguna de las calas que encontraremos pasado en cabo Norfeu, como son cala Calitjas, cala rustella o cala Murtra. Podemos aprovechar para comer en alguna de estas calas.

Si no quieren cocinar a bordo del velero, pondremos rumbo SO hasta la playa de la Almadrava. La Almadrava, tambiém conocida como canyelles groses, es una playa muy frecuentada por los bañistas que se alojan en hoteles y apartamentos cercanos, y dispone de servicios, infraestructuras y la Bandera Azul que avala estos equipamientos.

Es un lugar ideal para fondear nuestra embarcación, darnos un baño y comer o cenar en cualquiera de los dos restaurantes que hay en la playa. Nosotros le recomendaremos el restaurante Santa Lucia cuya terraza está orientada al sur y es un lugar fantástico para degustar los productos del mar, en su fantástica terraza. Disponen de boyas propias, servicio de taxi-barca e, incluso, pueden servirles la comida en el velero. Después de remojarnos en la cala, tomar el sol y comer, levaremos anclas y pondremos rumbo al Puerto deportivo de Roses.

Coautores:
surcando

Lo que necesitas para organizar tu travesía

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.