Ruta Empuriabrava – Cadaqués – Port de la Selva – Argelès-sur-Mer

FICHA DE LA RUTA

Tipo de navegación:
Duración de la ruta: 6 días
Grado de dificultad: Media


Puerto base: Marina d’Empuriabrava
Finaliza en puerto base: Sí


Ciudades: , , , , , , , ,
Costas: ,
Países: ,
Océano / Mar:

Localización - Google Map

Descripción de la ruta náutica

Lo más importante para realizar esta ruta es estar seguros de que no habrá viento del norte (tramontana). Si hay tramontana, debemos tener en cuenta que este viento se va incrementando a medida que se remonta la costa hacia el norte.

Con tramontana es muy difícil pasar el Cabo de Creus debido a que la mar y la corriente son normalmente muy fuertes en condiciones de viento del norte.

Día 1. Empuriabrava – Cadaqués

Saldremos del puerto de Empuriabrava hacia el golfo de Roses navegando plácidamente a vela, hasta la población de Roses, esquivando una piscifactoría, bien señalizada. A partir de Roses nos adentramos en la geografía del Cabo de Creus, con innumerables calas de gran belleza y idóneas para fondeos con la mayoría de los vientos.

Las primeras calas que encontraremos serán Cala Montjoi y Cala Joncols. Atención en la punta este de la cala Montjoi hay un peligroso escollo llamado bajo de la Ferrera con sólo medio metro de sonda bastante separado de la punta que es difícil de ver. En la cala Joncols es un lugar muy apreciado por la belleza del paisaje y la nitidez de sus aguas. Se trata de una cala partida en dos tramos. Se trata de un fondeo bastante salvaje que se debe hacer sólo con buen tiempo.

Es muy recomendable pasar la noche en la bahía de Cadaqués, con un entorno excelente. Cadaqués es una amplia cala muy protegida y un lugar de visita obligada. Aún cuando se puede fondear con el ancla es mejor solicitar una boya.

La entrada de noche a Cadaqués está señalizada por el faro de Cala Nans.

Día 2. Bahía de Cadaqués – Portlligat – Cabo de Creus – Cala Culip – Port de la Selva.

Durante el tercer día remontaremos el Cabo de Creus, lugar a menudo dominado por la tramontana.

Si salimos pronto de Cadaqués, podemos ir a desayunar a la bahía de Portlligat, con sus cerros de piedra rojiza y sus antiguas terrazas. Por levante la cala está cerrada por la isla de Portlligat y es un buen refugio ante todos los vientos excepto los del noreste.

Atención a mantener suficiente distancia con la isla de Mesina y sobre todo durante la entrada a la cala. Entrando por babor hay un escollo no señalado con sonda menor a 1 metro. El fondo de algas y barro sube rápidamente de los 12 m en la entrada hasta 1 y 2 m en su parte más interior.

Al final hay un pequeño embarcadero justo debajo de la casa donde el pintor Salvador Dalí pasaba largas temporadas.

Se puede pasar entre el cabo y la isla de la Encalladora. Si el estado de la mar es bueno, podemos pasar por el canal que forma la isla y tierra –Freu de Claveguera-, donde encontramos sonda de 18 a 20 m y una anchura de canal de 70 m.

Después a la cala Culip es muy amplia y de una gran belleza donde se puede pasar noche.

Para pasar la noche recomendamos el Port de la Selva, bonito pueblo de pescadores desde donde se puede hacer una excursión hasta el Monasterio de Sant Pere de Roda, situado en la falda de la montaña. Es un monasterio románico del siglo XV y abandonado desde el siglo XVIII, situado a 500 m de altura. Tiene unas vistas únicas del macizo del Cabo de Creus y de su costa norte.

Día 3. Port de la Selva – Cabo de Cervera – Cala de Paulilles – Cabo Bear – Port Vendres – Collioure – Argelès sur Mer.

Visita de la costa más septentrional catalana y de la ‘Côte Vermeille’ francesa, famosa por sus viñedos al borde del mar. Por la mañana temprano pondremos rumbo al norte con destino a Argelès-sur-Mer, en Francia.

Remontaremos la costa desde el Port de la Selva hasta las cercanías del cabo Bear, con el fin de de pasar el día en la zona norte. Luego a la vuelta ya disfrutaremos esta parte de la costa que ahora pasamos de largo, siempre estando alerta al viento de tramontana. Pasaremos por Llançà, Colera y Portbou a lo largo de un litoral agresivo, hasta la costa del Rosellón.

Con el cabo Falcó por el través entramos en aguas territoriales francesas. Si navegamos cerca de la costa podremos ver sobre una cueva de doble entrada el mástil que marca el lugar exacto de la frontera.

El cabo de Cervera tiene un aspecto singular desde el mar, su roca negra y su verticalidad hacen de él un punto de referencia claro, tras el cual veremos el pueblo de Cervera, el primero en tierras francesas.

Ahora fondear en una de las calas de Pedrafita y de Terrambo, justo donde los Pirineos se sumergen en el mar, para pasar el mediodía y hacer una excursión por estos solitarios parajes, para luego ir a Banyuls Sur Mer o de la Merenda. Luego encontramos la cala de Paulilles, lugar interesante y poco construido donde aconsejamos fondear en frente de la playa o en una de las calitas siguientes.

Justo después de esta cala hacia el norte nos encontraremos con el cabo Bear, paso difícil o imposible en días de fuerte tramontana. El cabo Bear nos ofrece una buena vista con el Cabo de Creus a popa y el cabo de Leucate por proa. Desde aquí hacia el oeste llegaremos a Port Vendres, el puerto natural más seguro de la zona ante cualquier condición meteo.

Una milla al norte de Port Vendres entraremos en Collioure. Es un pequeño pueblo con fortalezas medievales, una de las cuales está situada en uno de los brazos de la bahía, a su vez rodeada por antiguas casas de pescadores.

Lo mejor es pasar la noche en el puerto de Argelès-sur-Mer o en Port Vendres.

Día 4. Argelès Sur Mer – Cala Garbet – Llançà o Port de la Selva.

Al norte de Argelès empieza la costa de Corberes, una zona de litoral llano y arenoso, con infinidad de viñas, unas 100 millas de costa baja. Es el momento de virar al sur con destino cabo de Creus.

Una primera parada será el puerto de Portbou, en donde podríamos hacer noche, escondido entre promontorios elevados que lo protegen, aunque también se puede fondear ante la playa.

Continuando hacia el sur, encontramos el pequeño puerto deportivo de Colera con poca sonda, donde se puede al norte de la cala principal sobre fondo de arena, aunque ofrece poco resguardo. Y luego, pasado el cabo Lladró, al sur de Colera, entraremos en la bahía de Cap Ras, donde avistaremos la cala Garbet.

Saldremos de Cala Garbet para dirigirnos al puerto de Llançà o el Port de la Selva, bajo un sorprendente acantilado azul grisáceo, para pasar la noche. También podemos fondear al lado de cualquiera de estos puertos.

Día 5. Llançà – Fornells – El Golfet (cala Galladera) – Cala Portaló – Cadaqués.

De Port de la Selva al Cabo de Creus la costa nos ofrece un buen número de calas de buen fondeo siempre que no haya tramontana. Podremos navegar muy cerca de la costa dada la ausencia de escollos ante un paisaje con grandes contrastes en orografía y colores.

Podemos fondear en la cala Fornells, al sur de la isla Meda con tan sólo unos 25 m de anchura, con una playa de arena al final. Es un fondeo recomendable siempre que no haya viento de tramontana.

Una vez pasado el cabo Gros entraremos en el Golfet, un engolfamiento semicircular de 1 milla de diámetro, veremos la cala Taballera. Saliendo del Golfet y navegando hacia el sur doblaremos la punta de Forallons y veremos la cala Galladera. Y desde aquí rodeando la isla Portaló – muy vertical y de color negruzco – encontraremos todavía otra cala interesante, cala Portaló.  Continuando nuestra singladura, dejaremos la ya conocida cala Culip a estribor, la isla de la Encalladora, y el Cabo de Creus.

Día 6. Cadaqués – Cala Guillola – Cala Pelosa – Empuriabrava 

Ahora con rumbo suroeste podremos ver las calas si bien muy bonitas, son de difícil fondeo dado que o son muy estrechas y largas, o tienen muchos escollos, antes de reencontrar Cadaqués. Escogeremos cala Guillola para fondear.

Luego si da tiempo fondear en la cala Pelosa y finalizar la travesía regresando a Empuriabrava.

surcando

Lo que necesitas para organizar tu travesía

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.