Ruta Embalse de El Atazar

FICHA DE LA RUTA

Tipo de navegación:
Distancia en millas: 7 nmi.
Duración de la ruta: 1 día
Grado de dificultad: Baja


Puerto base: Club Náutico de Cervera
Finaliza en puerto base: Sí


Ciudades: , ,

Países:

Agua continental:

Enlace a Rastreador de GPS: http://www.endomondo.com/workouts/l8JZIQ4crTw


Carta Náutica / Mapa

Localización - Google Map


Ver Ruta Embalse de El Atazar en un mapa más grande

Descripción de la ruta náutica
En el embalse de El Atazar es uno de los lugares más apreciados de la Comunidad de Madrid para la práctica de deportes náuticos. El acceso a estas aguas debe hacerse sólo a través de los lugares autorizados como es el Club Náutico de Cervera de Buitrago, justo al lado del embalse. Los servicios del este club incluyen el transporte hasta el velero donde realizamos la travesía, que está amarrado a una boya con muerto. Una vez aquí preparamos todo para salir, eran las 11:00 h. de la mañana, el viento era intenso, entre 10-15 nudos que provenía del norte. Izamos las velas con un rizo y salimos a gran velocidad alejándonos rápidamente de los pantalanes.
 
Tomamos rumbo hacia el sur y realizando varias trasluchadas con sumo cuidado para evitar los cabos rocosos, cazando bien la vela mayor, para evitar un posible golpe de la botavara. La descripción exacta del recorrido se puede observar en el rastreo de GPS dibujado por el móvil. En este pantano hay que tener cuidado con las rachas de viento; no te puedes confiar porque este se "encañona" entrando con fuerza suficiente como para escorar el barco hasta el extremo. También hay que tener cuidado de no acercarse demasiado a los márgenes del pantano, sobre todo, si navegas con un velero grande como es este caso, de 8,5 metros de eslora, ya que la orza puede encallar.
 
Bajamos rápidamente el pantano hasta la altura de El Berrueco donde nos abrimos y dimos la vuelta con rumbo norte. Con este rumbo, y el viento fuerte del norte hizo muy difícil el regreso. A partir de ahora hubo que hacer muchas viradas (o bordos), algunas de ellas muy "aplanadas" y con rapidez, que casi no avanzábamos, intentando vencer este viento. Aunque, por otro lado, esta es la parte más divertida de la travesía, si disfrutas escorando el barco y haciendo viradas, como era el caso. Hay que resaltar que remontar con este viento es aún más complicado por lo estrecho que es el cabo.  
 
Cuando alcanzamos de nuevo el punto de partida, sacamos el bichero coger la boya de amarre. En este pantano no está permitido el uso del motor, y por eso todas las maniobras hay que hacerlas a vela, de manera que no siempre se consigue amarrar la boya a la primera. Una vez conseguido, arriamos como siempre las velas, recogimos todo y nos tomamos unas cañas bien merecidas a la par que comentábamos la travesía.

 

Coautores:

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.