A la hora de contratar un chárter náutico

FICHA DEL ARTÍCULO

Sección:
Etiquetas - palabras clave: ,


Artículo

A la hora de contratar un chárter, lo primero que debemos elegir es el destino: el lugar donde vamos a navegar. Una vez que hayamos elegido el destino, debemos tener en cuenta la época del año en que vamos a alquilar la embarcación. Todos los destinos tienen temporadas de más o menos demanda. La temporada alta normalmente suele ser la más favorable por las condiciones climáticas. No obstante, esto no siempre es así, ya que estas temporadas suelen coincidir con el pico más alto de demanda. Por ejemplo, en lo que respecta al mediterráneo, el mes de julio y agosto son los que concentran más gente de vacaciones, por lo que son meses en los que hay mayor demanda. En cambio, los meses de mayo, junio, septiembre y octubre, suelen ser idóneos para la navegación y la demanda es inferior. En estos meses, generalmente, ya reina el buen tiempo, hay menos tráfico marítimo y los precios suelen ser más económicos.

Es importante a la hora de elegir el destino informarnos sobre las características de la zona y las condiciones meteorológicas que nos encontraremos. También es importante planificar la navegación que realizaremos: calas que podemos visitar, puertos que nos encontraremos, zonas de interés para realizar inmersiones, observación de cetáceos etc. Esta planificación ha de ser flexible y debe contemplar diversas alternativas, ya que estamos a merced de las condiciones meteorológicas, y ya sabemos que la meteorología no es una ciencia exacta.

La duración del chárter es otra de las decisiones que debemos tomar. Evidentemente dependerá mucho de nuestro presupuesto. Normalmente, las condiciones que ofrecen las compañías de chárter suelen potenciar el alquiler por semanas completas, sobre todo en lo que se refiere a la temporada media y alta. Durante la temporada baja, es posible negociar salidas de fin de semana. Algunas compañías realizan ofertas para navegar fuera de temporada, a través de unos bonos llamados generalmente forfait de navegación. Este método permite navegar en días sueltos a un precio muy reducido.

Finalmente, una vez escogido el destino, recopilada la información de dicho destino y la duración del chárter, viene la tarea de escoger el tipo de embarcación. Generalmente dependerá de nuestros conocimientos y preferencias (velero, catamarán, barco a motor…), el número de personas a embarcar y el presupuesto de que disponemos. El velero monocasco es la embarcación que copa la mayoría de la oferta existente en el mercado.

 

Coautores:

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.