Isla de Formentera

FICHA DEL LUGAR DE DEPORTE NÁUTICO

Tipo de deporte: , ,



Ciudades:
Costas: , ,
Países:
Océano / Mar:

Localización - Google Map


Ver Punto de inmersión: La Mola en un mapa más grande

Descripción del lugar de deporte náutico
Arena blanca y finísima y mar turquesa son sólo el marco para el fantástico buceo en la zona de islas Ibiza y Formentera, considerada entre los mejores fondos marinos del Mediterráneo para esta actividad. Aquí la calidez de las aguas permite el buceo en condiciones agradables durante casi todo el año.
 
El paisaje submarino está dominado por cuevas, y por extensas y ricas praderas de posidonia muy bien conservadas debido a la claridad y limpieza de las aguas. En las zonas rocosas es muy común también la presencia de gorgonias, esponjas, anémonas, nudibranquios, morenas congrios, langostas y pulpos. Numerosos cardúmenes de serviolas, sargos, corvinas y espetones, así como enormes meros suelen acompañar a los buceadores en casi todas las inmersiones.
 
La visibilidad alcanza a 50 m y las inmersiones no son muy profundas, generalmente entre 10 y 30 m, aunque hay posibilidades para buceadores expertos en la cota de los 40 m. Hay más de 30 sitios para inmersion, y permiten entre otras cosas bucear por acantilados, recorrer barcos hundidos y plataformas, introducirse en cuevas y formaciones rocosas, calas, islotes, etc.
 
Punta Pedrera. Recorrido por pared acantilada a una profundidad máxima de 25 m. La parte superior de la pared esta ocupada por una inmensa pradera de posidonia a 12 m de profundidad. Al pie del cantil submarino hay unos 22-26 m, según el sitio, con bloques rocosos desprendidos. En el recorrido a lo largo de la pared observamos numerosos meros especialmente en los meses de verano cuando el agua está más caliente. Destacan en esta inmersión el atractivo colorido del recubrimiento de las paredes con varias especies de briozoos, esponjas, numerosos nudibranquios, etc. Las especies habituales son los meros (sobretodo en los meses de verano), congríos, morenas y cigarras de mar. Una inmersión muy cómoda al estar a tan sólo cinco minutos de navegación del puerto de La Savina.
 
Punta Pedrera – Barco Hundido. Profundidad máxima de 29 m. El pecio del "Hermanos Florin", son los restos de barco arrastrero hundido en septiembre de 1995 al naufragar contra la Punta Pedrera. Una inmersión que realizamos para buceadores avanzados y para realizar las prácticas del curso de avanzado en la modalidad de Barco Hundido. Especies habituales: bancos de decenas de serviolas presentes en los meses de septiembre a junio, meros, falsos abadejos y corvinas en el interior del barco. Una inmersión técnica que precisa para disfurtarla de tener un buen dominio de la flotabilidad. La embarcación fondea a unos 60-70 m de distancia del pecio sobre la pared de Punta Pedrera. Para llegar al barco navegamos a dos aguas en el azul, a unos 15 m de profundidad hasta llegar al barco donde permanecemos unos 10 min, el resto de la inmersión se realiza en la pared de Punta Pedrera descrita en el punto anterior.

Punta Gavina. Profundidad máxima de 25 m. Inmersión típica mediterránea en que destaca por la comodidad y sencillez de su recorrido en el cual tenemos la ocasión de disfrutar de un muy variado paisaje submarino que ofrece una muestra al buceador de varias típicas comunidades mediterráneas: cuevas submarinas, el coralígeno, pradera de posidonia, paredes rocosas, los fondos arenosos, etc. Iniciamos la inmersión en la plataforma rocosa poco profunda, donde fondea el barco a 8-10 m, con grandes bancos de salpas, pulpos, meros, corvinas.., y una excelente visibilidad. Esta plataforma está delimitada por una pared acantilada que se precipita hasta los 18-22 m. La pared es muy colorida y esta profusamente recubierta de briozoos, esponjas, algas coralinas, etc., para que gocen los amantes de lo pequeño. Existe una pequeña cueva con miles de reyezuelos y habitualmente cigarras de mar en su interior y gambas naranjas (Stenopus spinosus). Especies habituales: Pez San Pedro (de febrero a junio), meros , bancos de cientos de sargos, serviolas en otoño-invierno, corvinas, escórporas, brótolas, etc.

Las Cuevas de Punta Gavina. Profundidad máxima de 12 m. Esta inmersión es ideal para buceadores con poca experiencia y que lleven mucho tiempo sin bucear. Lugar ideal para realizar prácticas de scuba review. Son dos cuevas amplias sin galerías estrechas por lo que no encierran ningún peligro siendo aptas para nivel de iniciación. Inmersión en la cual destaca su paisaje de bellísimos contraluces desde el interior hacia el exterior de la cueva.

El Arco. Profundidad máxima de 15-17 m. Inmersión de características similares a Punta Gavina. Recorrido muy bonito por el extraordinario paisaje submarino. Durante la inmersión atravesaremos varios arcos de piedra sumergidos que dan el nombre al punto de buceo. Es una inmersión reláx siempre recomendada por Vellmarí para aquellos que llevan tiempo sin bucear o que buscan realizar una inmersión cómoda y tranquila desconectando una poco del control de la inmersión. También muy atractiva para aficionados al vídeo y fotografía submarina. Aquí acudimos a menudo a realizar actividades de iniciación: Discover Scuba, Discover Scuba Diving, Open Water. Especies habituales: grandes bancos de sargos en las entradas de los arcos, corvinas, salmonetes, meros en verano, pulpos, roncadores, etc.

Es Banc. Profundidad máxima de 23 m. Inmersión muy bonita y apreciada por todos los buceadores. Es el lugar por excelencia de nuestras inmersiones nocturnas por su comodidad, fácil orientación, abundancia de vida por la noche y variedad de paisaje. El fondeo está sobre una plataforma rocosa que se extiende paralela a la costa con una profundidad de 8-12 m. La plataforma está delimitada por una pared acantilada en la que se encuentra alguna pequeña cueva y grandes bloques desplomados al pie de la pared. El fondo en la base del cantil tiene una profundidad de 20-22 m. Se trata de una llanura de blanquísima arena donde nos adentramos en las nocturnas para observar los abundantes y llamativos peces roncadores, rayas de diversas especies, sepias, dentones dormidos sobre la arena, sepias, calamares en los meses de febrero a mayo, etc.

Punta Rasa. Profundidad máxima de 18 m. Se trata de un bajo rocoso cercano a la costa con una profundidad mínima de 7 m y unos 15 de media. Alrededor del bajo son habituales los bancos de barracudas en los meses de verano y de serviolas en primavera y otoño. Alrededor de la pared rocosa se extiende una pradera de posidonia en excelente estado de conservación con abundancia de grandes nacras. Inmersión entretenida con paisaje muy mediterráneo, cómoda para todos los buceadores. A veces se puede encontrar corriente en este lugar.

Las Cuevas de Punta Rasa. Profundidad máxima de 12 m. Recorrido por dos cuevas muy grandes con burbuja de aire en el interior. Para esta inmersión se recomienda un correcto dominio de la flotabilidad. Son dos cuevas amplias sin galerías estrechas por lo que no encierran ningún peligro siendo aptas para nivel de iniciación. Inmersión en la cual destaca su paisaje de bellísimos contraluces desde el interior hacia el exterior de la cueva. Ascenderemos a sorprendentes lagunas interiores en las que incluso es posible quitarse el equipo y caminar por el interior. En estas cámaras de aire nos cautivará el silencio y la paz de su interior y las luces y reflejos de verde azulados sobre las rocas pulidas por la acción del oleaje. Una inmersión obligada.

Bajo Espardell. Profundidad máxima de 32 m. Inmersión al sur del islote de Espardelló al sur de la Isla de Espardell. Este bajo rocoso que llega a aflorar a la superficie se prolonga hacia el sur en forma de una plataforma rocosa con 8-12 m en su parte superior. La plataforma se precipita hacia la profundidad tanto en la vertiente de levante como de poniente descendiendo hasta 32/36 m en sus profundidades máximas. Destaca la excelente visibilidad en esta zona y la posibilidad de realizar varias inmersiones sin repetir el recorrido. Es posible observar los restos de un pecio cargado de ánforas de las que permanecen innumerables cascotes esparcidos por el fondo. Especies habituales: magníficas formaciones del coral Cladocora caespitosa, bancos de barracudas, inmensos bancos de salpas en las aguas transparentes y poco profundas, meros, morenas, pulpos, bancos de sargos, langostas, cigarras de mar, etc. Inmersión conocida por los bancos de decenas de corvinas nadando en el agua abierta. Una inmersión para repetir.

La Plataforma Mariana. Profundidad máxima de 32 m. Una de las inmersiones más solicitadas por los buceadores que vistan Formentera e Ibiza, por su paisaje y fauna singular. Una inmersión irrepetible que sólo podrás realizar aquí. La plataforma ''Mariana'' es un inmenso pecio de dimensiones extraordinarias. Hace años era una plataforma flotante para el cultivo de doradas, ahora yace escorada en el fondo entre 11 y 32 m, creando un paisaje de ciencia-ficción repleto de vida. Aquí buceamos entre la sobrecogedora estructura rodeados de cientos de barracudas que viven permanentemente en este lugar. El pecio ha actuado como un hábitat artificial que ha reclutado numerosas especies marinas. Bancos de decenas de barracudas omnipresentes en la plataforma, bancos de grandes serviolas, cigarras de mar, grandes congríos, morenas, etc. Es una inmersión exuberante por la vida que se concentra en este hábitat artificial. Inmersión profunda para buceadores con certificación avanzada.

Punta Prima. Profundidad máxima de 31 m. Es una de las inmersiones más verticales que pueden realizarse en Formentera. En este lugar la pared se precipita directamente desde la superficie hasta los 25-28 m de profundidad. Al pie de la pared hay muchos bloques desprendidos del acantilado con rocas posee también una zona de posidonia. Realizamos un recorrido a máxima profunidad entre los bloques y regresamos por la pared acantilada disminuyendo profundidad. La zona más profunda es un auténtico laberinto de grietas y agujeros donde viven congrios, grandes meros, morenas, salmonetes, langosta, incluso caballitos de mar para los más observadores. Junto a la pared empieza una llanura arenosa donde es fácil observar roncadores y rayas.

La Mola. Se trata de una plataforma rocosa que situada aproximadamente a una milla de la costa sobre un fondo de 30-32 m. El macizo rocoso se eleva unos 4-5 m sobre el fondo de arena con pradera de posidonia. Para recorrerlo completamente son necesarias varias inmersiones dada su amplitud. Este lugar destaca por la abundante vida que concentra al estar alejado de la costa y por la estructura caprichosa de la meseta rocosa con galerías, grietas y numerosos bloques. Es difícil encontrar lugares en el Mediterráneo que alberguen tal riqueza de vida de peces: bancos con cientos de salpas, meros, corvinas, salmonetes, sargos, obladas, mojarras, etc. Un placer de inmersión por la transparencia del agua y la visión de un paisaje submarino lleno de vida.





Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.