Cruzar el Atlántico a vela

FICHA DEL ARTÍCULO

Sección: ,
Etiquetas - palabras clave: , ,


Artículo

Lanzarote, y concretamente Marina Rubicón, está convirtiendo al puerto de Las Palmas en el auténtico “challenger” como puerto de salida para todos aquellos navegantes que pretenden cruzar el atlántico a vela. 

Mikaela y John han estado con nosotros en oceandreams villas y  nos han sorprendido con su regata caribeña. Estuvimos con ellos hace unas semanas y nos explicaron su fantástico proyecto. En esta primera edición tomaron la salida el pasado 16 de Diciembre rumbo Jolly Harbour en Antigua,  y desde luego pretende colarse en el calendario de regatas oceánicas y convertirse en una cita anual. 

Nos encanta la excelente organización que anuncian con profesionales y expertos navegantes atlánticos, información sobre meteorología, una web interactiva para poder estar conectados con el resto de navegantes durante toda la travesía, y un entrenamiento especial de 2 días durante findes de semana sobre la preparación de equipos, provisiones, previsión meteorológica, “routing”, además de las amenidades durante su estancia con nosotros en Lanzarote y a su llegada a Antigua. 

En esta primera edición, se inscribieron nueve embarcaciones pero conociendo la trayectoria de Sailing Rally como expertos en grandes rutas para navegantes; no dudamos de que irá creciendo en número de barcos y asistentes los próximos años. De hecho, están organizando también una Regata denominada “Baltic 4 Nations Rally 2014″ durante 2 semanas con salida y llegada en Copenhague.

Cuando alguien se plantea un reto como este empieza a recopilar información de todo tipo: qué material de fortuna será aconsejable llevar por si tenemos alguna avería, cuánta agua estibar, como cubrir las necesidades de energía,etc etc.

La experiencia y los relatos  de otros navegantes, también serán una rica fuente de consulta para preparar nuestro cruce. Hoy en día tanto por los avances tecnológicos en barcos, como las mejoras en comunicaciones, han supuesto que cruzar ya no sea una gesta alcanzable solo por algunos espíritus aventureros. Podemos afirmar que ahora es mucho más asumible tan solo con una experiencia adecuada y con un espíritu de cierta aventura. No por ello debemos abandonar las buenas prácticas marineras como son la prudencia y una buena organización.

Cruzar el atlantico a vela Nauticocean

Lo más normal es que empecemos a hacer innumerables “listas”. Aquí dejamos una relación de esas posibles listas que nos ayudarán a controlar que tenemos  a punto y que nos falta aún por incorporar o revisar :

Seguridad. Aquí se incluye todo el material de seguridad necesario para una travesía oceánica como revisión de la caducidad de los cohetes y la balsa, aros salvavidas, flotabilidad de los chalecos, EPIRB y su caducidad, etc.

ComunicacionesProbablemente este apartado es uno de los que suele concentrar nuestra mayor atención. Necesitamos comunicarnos por tierra y los barcos de recreo normalmente tan solo están dotados de un radio de alcance VHF cuya distancia máxima suele ser de 30 millas. Últimamente se ha avanzado mucho en este campo pero lo más nuevo sigue suele ser muy caro aun para la náutica deportiva. Básicamente tenemos 2 opciones:

  • Radio BLU
  • Comunicación satelital.

La primera supone montar una antena de unos 9 metros como mínima de altura y una radio de las que conocemos habitualmente por los radioaficionados. Después de un montaje de un especialista para “marinizarla”, tendremos lista nuestra radio para poder comunicarnos desde cualquier parte del mundo. No puedo pasar por alto ahora y aquí la impagable ayuda que viene realizando Rafael del Castillo desde Las Palmas, con su Rueda de los Navegantes. Cada noche cualquier navegante puede conectarse con él y con otros barcos, recibiendo información meteorológica e incluso brindando la posibilidad de hablar por teléfono con nuestros seres queridos.

Los teléfonos satelitales tipo IRIDIUM o INMARSAT son realmente muy efectivos. Nos permitirán comunicarnos sin problemas como cualquier otro teléfono, aunque tienen el inconveniente del precio y tampoco sustituyen la posibilidad de lanzar un medié como en la Radio para poder ser escuchado por aquellos barcos que pudieran estar próximos a nosotros. El teléfono en si ha bajado bastante de precio pero las comunicaciones siguen siendo realmente muy caras, teniendo en cuenta que probablemente después no vamos a volver a utilizarlo. No obstante también tenemos la opción del alquiler.

Respecto a los partes meteorológicos,  la rueda nos brindara una estupenda previsión atendiendo a nuestra posición que habremos “cantado” a Rafael, con su correspondiente latitud y longitud. Otra opción son los programas tipo Maxsea que apoyados con una conexión satelital, nos darán un parte muy completo. 

Recambios y material de reparacionesEsta puede ser una lista interminable y lo mas difícil es situar el límite. No se trata de llevar un segundo barco en repuestos, sino de llevar aquello que realmente pueda ser vital para poder completar nuestra travesía sin ayuda exterior. Evidentemente los “Mc Giver” aquí lo tienen mas fácil y con 2 pilas,un alambre y cuatro cosas mas son capaces de hacerte otro barco…

Botiquín abordoLo habitual es dejarse asesorar por algún medico o farmacéutico para completar nuestro botiquín Atlántico. No olvidar hacer una guía y empaquetar los medicamentos en bolsas estancas agrupadas por síntomas. Esto facilitará su utilización en caso de urgencia. cruzar el atlántico a vela puede suponer tener que resolver cualquier incidente o accidente que se produzca a la tripulación.

botiquin a bordo

Los víveres. Los hay mas cocinillas que aprovecharán esta experiencia para graduarse en artes culinarias de alta mar, o aquellos que optarán simplemente por la sencillez de la comida envasada o precocinada. De cualquier forma, no estará de mas confeccionar menús para hacer un cálculo aproximado de la comida que vamos a necesitar, llevar los ingredientes básicos como harina, agua y sal nos puede permitir comer un pan recién horneado en pleno un atlántico, que si la jornada se nos ha dado bien pescando, podemos acompañar con un exquisito dorado.

No olvidemos la estiba de agua, mucho mas importante incluso que la propia comida. Un cálculo de consumo de 1,5 litros por persona y día mas un margen de un 20% de seguridad por si la travesía se prolonga mas de 20 días, será suficiente para conocer nuestras necesidades en el liquido vital.

Los víveres para cruzar el atlántico

Estiba de la comida y bebida antes de zarpar.

Comprobaremos de nuevo la estanqueidad de portillos y escotillas, así como la maniobrabilidad del barco y su propulsión, llenaremos el depósito de combustible y protegeremos las velas cuanto podamos sobretodo la mayor ya que va a ir apoyada en alguna cruceta casi toda la travesía al ir de largo propulsados por los cientos alisios.

Es muy recomendable que nos pongamos una fecha de salida, ya que si esperamos tener el barco totalmente a punto, probablemente nunca saldremos.

Algunos enlaces de interés: Marina Rubicón para solicitar amarre al sur de Lanzarote. AEMET, una fuente de consulta meteorológica. Navegación con mal tiempo, un libro imprescindible abordo. La taberna del Puerto, un foro náutico donde podrás leer los relatos de otros marinos. Vídeo de una travesía, un grupo de navegantes parte de Barcelona hasta Martinica en el caribe. Y alquiler de barcos, para proporcionarte el mejor barco para poder cruzar el atlántico.

Ahora queda abrir un paréntesis para aquellos que se plantean alquilar un velero para cruzar el atlántico. En Nautic Ocean recibimos peticiones de personas que en mayor o menor grado de experiencia se plantean este reto. Fruto de esa experiencia, queremos poner en común algunos datos para poder tomar la mejor decisión :

Velero Zulu para cruzar el Atlantico

 Velero Zulú III

Si echamos un vistazo a la lista de la ARC como la mayor regata oceánica en número de barcos participantes, comprobaremos que hay embarcaciones de diferentes tipologías y esloras. No obstante,  la mayoría de embarcaciones están por encima de los 40 pies. En nuestra opinión a pesar de que se puede cruzar el atlántico casi con cualquier eslora, si vamos a elegir barco, debemos pensar en una eslora mínima que aporte cierta seguridad y confort. Entendemos que debería situarse en torno a los 50 pies en un mono-casco, y un 40 pies para multi-cascos. Por otro lado, en función de nuestro objetivo, buscaremos barcos tipo crucero o regata.

 Algunas de las cuestiones que debemos exigir:

 Seguridad. Debemos conocer si el barco cuenta con la correspondiente Balsa Salvavidas, Rabiobaliba (EPIRB), Transponder SART, chalecos salvavidas para todos los tripulantes, material contra-incendios, pirotecnia, arneses, Botiquín, etc. así como la zona de navegación del barco, y la fecha de la última revisión del material de seguridad afecto a revisiones. También deberemos solicitar la póliza de seguro del barco, ya que el armador no solo estará obligado a mantenerla en vigor, sino que además deberá prever la cobertura para el supuesto de participación en una Regata si es el caso.

Comunicaciones. Deberemos chequear que comunicaciones va a utilizar el barco. Existen hoy en día diferentes opciones:

  • BLU (Banda Lateral Única). Antes de la aparición de las comunicaciones satelitales era la única forma de poder conseguir una comunicación en navegaciones oceánicas.
  • Comunicación Satelital. INMARSAT, formada por 4 satélites geoestacionarios alrededor de la tierra.
  • Teléfonos satelitales del tipo : Inmarsat, Iridium, Thuraya.

 Confort. Será importante conocer cuanta gente va a ir a bordo, si habrá posibilidad de un camarote propio, o contratar uno si vamos a ir acompañados, como se han dispuesto las guardias, o como se han previsto las comidas. Sobre todo en barcos de regata no es extraño encontrar  sobres alimentarios para la tripulación, algo que puede suponer un inconveniente para muchas personas.

 El aspecto del barco y su mantenimiento. Conocer detalles acerca de su mantenimiento general, material de respeto abordo, herramientas y recambios, así como la fecha de revisión de sus motores, el aspecto de su aparejo y su jarcia tanto firme como de labor, serán fundamentales para valorar la idoneidad en nuestra elección.

En cuanto a la tripulación, no estará de más conocer el perfil del patrón, su experiencia en este tipo de navegaciones u otras similares, así como si va a ir acompañado de tripulación de apoyo. Qué grado de implicación se va a exigir a bordo y si esta va a estar en linea de lo que nosotros buscamos. Recomendamos que como mínimo haya una comunicación previa con el patrón, y conozcamos su visión de la travesía.

Qué incluye y qué no incluye nuestra travesía

  • Participación en posibles Regatas
  • Licencias
  • Estancia en puertos o marinas
  • Comida y bebida
  • Comunicaciones con tierra desde el barco
  • Transfers (normalmente no incluidos)
  • Combustible
  • Otros.

 En Nautic Ocean estamos trabajando para preparar una flota de embarcaciones que cumplan unos ciertos estándares para poder cruzar el atlántico a vela. Se trata de facilitar todo el proceso de selección en base a los criterios anteriormente expuestos.

 Algunas embarcaciones que van a cruzar el atlántico próximamente: 

Sterna. Open de 85 pies (26 m.). Velero oceánico de navegación rápida. Fue diseñado y construido en Francia en 2000 con la intención de batir récords oceánicos en navegaciones en solitario o tripulación reducida. Es el único que existe en el mundo. La forma de su casco, su plano vélico y su desplazamiento le permiten un navegar rápido, estable y, sobre todo, muy marinero. Tiene un curriculum muy extenso donde destacan 2 vueltas al mundo y 1 vuelta a la Antártida.

Lagoon 400 S2. Es una catamarán nuevo de este 2014 acabado de botar en Alicante. Perfecto tanto para navegación costera, como para  crucero oceánico. Puede acoger confortablemente a 8 personas  4 camarotes dobles, y una amplia bañera. Desde su botadura se está trabajando exclusivamente para ponerlo a punto para cruzar el atlántico. Sin duda alguna el hecho de ser una embarcación nueva le confiere un cierto atractivo.

Swan 51′. Fue construido en 1984 en Pietesaari, Finlandia, por Nautor Swan. Sin duda una marca que habla por sí misma sobre fiabilidad, confort y elegancia.

Zulu. Es un barco privado que ha sido diseñado y construido por un grupo de amigos españoles y mexicanos con muchos años de experiencia en la navegación. El barco es muy cómodo, confortable y muy bien equipado, su tripulación son profesionales residentes en las islas que conocen los mejores fondeos y calas, así como los lugares más pintorescos.

Por Xavier Martínez de Nauticocean

surcando

Lo que necesitas para organizar tu travesía

Coautores:

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.