¿Catamarán o monocasco?

FICHA DEL ARTÍCULO

Sección: , ,
Etiquetas - palabras clave: , ,


Artículo

A FAVOR DEL CATAMARÁN

La principal ventaja obviamente es la menor escora consiguiendo una mayor comodidad a bordo a la hora de cocinar, comer o dormir, unido a una mayor luminosidad y ventilación. Mayor espacio físico, se entra y se sale del interior directamente, ya no hay necesidad de subir o bajar escaleras como en el monocasco. Y también un menor ruido de los golpes de agua con el casco.

Mayor estabilidad durante el fondeo o el atraque y por supuesto navegando, ya que ofrece una plataforma que no se altera por las olas pequeñas, todo ello redundado en una mayor velocidad. También contribuye a conseguir una mayor velocidad el menor peso de esta embarcación por no necesitar orza que le dote de estabilidad, por la gran manga que permite una mayor superficie vélica a igual eslora, y por la menor escora que aprovecha mejor la fuerza del viento.

Mayor navegabilidad con poco viento, a poco que sople una pequeña brisa el catamarán avanza debido al su menor peso y mayor velamen. Al tener dos motores separados, es más fácil virar y hacer la ciaboga, facilitando las maniobras de fondeo, atraque y desatraque en el puerto.

Mayor facilidad al trabajar con las velas por el menor movimiento y más espacio. En general, la navegación necesita menos esfuerzo y en principio parece más seguro que en un monocasco.

Mayor visibilidad por su mayor francobordo lo que facilita significativamente la navegación.

Menor calado, lo que se traduce en una mayor seguridad a la hora de varar en una playa, de entrar en calas o bahía poco profundas, etc. Mayor seguridad por la dificultad de hundimiento al disponer de dos cascos; si se produjera una vía de agua en uno de ellos, quedaría el otro. Otros factores que favorecen la seguridad es que el catamarán presenta menor peligro de caída al agua y menor posibilidad de volcar, que es mucho más difícil que en un monocasco (y eso que en el monocasco es difícil); y en el caso remoto de que ocurra, el catamarán se mantendría a flote.

Ahorro potencial por el menor consumo del motor debido a su mayor deslizamiento al tener menos superficie en contacto con el agua. El efecto túnel generado por el puente que une los casos produce una sustentación extra que facilita el deslizamiento y por tanto contribuye a un menor consumo. En cualquier caso, este ahorro se ve disminuido por el mantenimiento y gasto de dos motores, atraque, amarres, etc.

A FAVOR DEL MONOCASCO

El monocasco es significativamente más barato debido a la enorme estructura del catamarán y a que sus robustas velas y aparejos son también más caros. Asimismo, el amarre del monocasco es igualmente mucho más barato que el de un catamarán. En el caso de ser propietario, el monocasco se puede sacar del agua casi en cualquier marina, a excepción del monocasco.

El monocasco posee una mayor capacidad de ceñida, por lo que necesita dar un menor número de viradas para dirigirse a un rumbo en la misma dirección del viento. Además, los catamaranes pierden velocidad muy rápidamente en los rumbos de ceñida, siendo muy difícil ganar barlovento. Hay que señalar que en una situación comprometida, como una costa a sotavento, este aspecto va a influir notablemente en una pérdida de seguridad del catamarán con respecto al monocasco.

En condiciones de mala mar o mar de proa, los monocascos navegan mejor que los catamaranes. Los catamaranes son más incómodos en estas condiciones, los golpes de las olas en el suelo de la cabina suelen ser muy fuertes y sonoros. Los catamaranes navegan mejor con mar de popa, pero no siempre se puede elegir. Por otro lado, los monocascos poseen una mayor capacidad de adrizamiento, lo que les beneficia a la hora de enfrentarse en una situación de mala mar.

Para los navegantes intrépidos el monocasco te ofrece muchos tipos de sensaciones, que se pierden en el catamarán por su mayor comodidad; aunque a grandes velocidades los movimientos del monocasco son más suaves con contraposición con los bruscos movimientos de los catamaranes.

¿QUÉ DECISIÓN TOMO?

La elección de un monocasco o un catamarán dependerán de las preferencias de cada usuario, lo que para unos son inconvenientes para otros son ventajas. Ah!, lo más importante, de su capacidad económica. Si eres un navegante aventurero e intrépido es probable que elijas un monocasco; en cambio, si navegas con la familia, con la mar está tranquila, vientos portantes y quieres fondeos placenteros, es probable que te decantes por un catamarán.

surcando

Lo que necesitas para organizar tu travesía

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.