Dénia Cala Sardinera

FICHA DE LA BITÁCORA

Ciudades:
Costas:
Países:
Océano / Mar:

Localización - Google Map


Ver Dénia Cala Sardinera en un mapa más grande

Cuaderno de bitácora

Después de un buen desayuno partimos de la Marina de Dénia alrededor de las 10:00 h. de la mañana saliendo con cuidado por la bocana del puerto y alejándonos lo más posible antes de izar las velas. Había mar de fondo, el barco se movía más de lo habitual y empezamos a marearnos, unos más que otros, por supuesto. Incluso los más aguerridos marineros sucumbieron a los vaivénes. El viento era de levante con una intensidad oscilante entre los 10 y 15 nudos, así que pudimos disfrutar de algunas bordadas antes de poner rumbo al Cabo de San Antonio.

A las 12:30 h. ya estabamos pasando este cabo y decidimos ir a la cala de la Granadella, así que navegamos toda la bahía de Jávea de norte a sur y en una hora ya estabamos a la altura de la Isla del Portitxol, después el Cabo de la Nao y la Isla del Descubridor, enfrente de la cual se haya la torre Ambolo, una torre vigía del siglo XVI.

Al fondo se divisaba la cala de la Granadella, pero el mar estaba demasiado revuelto como para fondear tranquilamente, así que decidimos probar suerte en enfrente de la cala de Torre Ambolo, muy cerca de la Isla del Descrubridor, donde además había un velero y un catamarán fondeados que nos dieron cierta confianza. No ganamos mucho, pero el baño y el piscolabis nos ayudó a remontar. 

Después de ese rato, levamos de nuevo el ancla y nos marchamos hasta la cala Sardinera situada en la zona sur de la bahía de Jávea. Es una cala ideal para fondear y refugiarse de los vientos y, además, se puede amarrar a boya o con ancla. Ese día la cala no estaba muy limpia que digamos, de hecho nos encontramos con una gaviota muerta de mirada siniestra flotando en el agua. Ahora sí, hubo baño, comida e incluso siesta. A pesar de la fecha, el fondeadero se llenó de veleros hasta la saturación.

Calculamos la hora de salida para llegar a tiempo a Dénia. Izamos velas para aprovechar el poco de viento que se levantó por la tarde y estuvimos navegando con espíritu competitivo cercanos a una regata de veleros que regresaban a Dénia, lo que hizo más divertida la vuelta. El mar ya estaba más calmado.

surcando

Lo que necesitas para organizar tu travesía

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.