De Benalmádena a Grecia VII Parte

FICHA DE LA BITÁCORA



Países:
Océano / Mar:

Localización - Google Map


Ver Benalmádena – Grecia parte VII en un mapa más grande

Cuaderno de bitácora

12-07-2011 Karavossios a Porto Kagio 

El día 12 la “meteo” nos dice que por un par de días  las cosas van a cambiar y comenzarán los vientos del Oeste con fuerzas 6-7 por lo que decidimos saltarnos la escala prevista en Diroy, donde hay unas cuevas dignas de verse y el puerto de Girolimenos, que no sabemos cómo estará de protegido.

Así que doblamos el cabo Tainarón, que junto con Tarifa son las puntas más al sur del continente Europeo (Tierras continentales) donde sacamos unas fotografías del faro para la colección de Agustín “Genovés” que tiene una web de faros muy interesante. En las guías griegas dice que la distancia en que supera Tarifa a Tainarón es de 14 metros pero que en realidad tarifa es una Isla y su unión a tierra artificial, por lo que la que debería de ser la griega la que recibiera el nombre de Punta Europa.

Se equivocan en el nombre y en la ubicación. A mí en el GPS me sale algo más arriba de lo que dicen, incluso por encima del pueblo de tarifa. Geógrafos vengan y lo certifiquen y nos saquen de dudas (y nos aumenten la deuda)

El faro del cabo Akios Tainaron

El fondeo de Porto Kagio tiene muy mal tenedero (Tendedero que dice mi amigo Fernando, del RalipV) y cuando el viento comienza a soplar con un mantenido fuerza 4 como máximo garreamos y debemos volver a fondear. Previo yo he dado una vuelta buceando y encontrado una mancha grande de arena. Así que maniobra de fondeo y des-fondeo y no nos atrevemos a dejar el barco solo para ir a tierra, así que como los aerogeneradores cargan a tope nos quedamos en sesión continua de cine en el barco.

Porto Kagio-Grecia En el Peloponeso.- Vista desde el fondeo hacia el Sur

Pero por si las moscas conecto el sistema de alarma de garreo y… cada dos por tres suena la alarma de que nos hemos movido más de 0.05 millas (90 metros) sin que realmente nos hayamos desplazado ni diez centímetros por las marcas que tengo tomadas. Es más, casi no tenemos desplazamiento lateral, que apenas es de unos grados. Algo está funcionando mal y la alarma del equipo de navegación  no sirve.

Porto Kagio-Grecia-Peloponeso Vista desde el fondeo

La traza dejada por el barco ¡¡¡ que no se mueve!!! Es caótica. Entre puntos distantes de la traza se mide que el barco se ha movido O.61 mn, unos 100 metros, cuando solo estoy sujeto por cuarenta metros de cadena.

Barrido del GPS en Porto Kagio-Grecia

Recurrimos al viejo sistema de alarma. Con un plomo de bucear unido a la caña de pescar lo lanzo a la posición más cercana al ancla que puedo y con un par de metros de margen, y el freno muy muy suave, para que no arrastre el plomo. En el hilo le anudo una campanilla de mesa y… A dormir. El barco no se mueve en toda la noche.

Por la mañana nos despierta el ruido de un par de reactores a baja altura. Me pregunto si por culpa de la situación de Libia y demás, no estarán los americanos volviendo a jugar con los satélites de GPS. Al fin y al cabo la base desde la que están operando parece que está en Creta. Por cierto  que debo deciros que Creta no es un destino para nosotros este año. Seguiremos explorando el Peloponeso.

13-07-2011 de Porto Kagio a Gyteion 

El viento va subiendo, pero no del W o rolado hacia el SW según entra en la bahía, sino que se va formando del NE, así que llevamos el viento de proa. Afortunadamente sin demasiada mar, pero si necesitando el toldo anti-rociones

Intentamos meternos en alguna de las calas que protegen de ese viento pero como de costumbre, en estas aguas en el lado de sotavento de tierra, se aceleran aún más los vientos. Y son fondeos con mal tenedero.
Así que nos dirigimos hacia Gyteion, el puerto que está casi en el fondo del golfo y que nos han indicado desde un barco que hemos encontrado por ahí.

Y de nuevo el dicho vuelve a cumplirse.

 En este mundo traidor

 nada es verdad ni mentira.

Todo depende del color

del cristal con que se mira.

Y el bucólico puerto, donde incluso se puede dejar el barco para visitar los alrededores no es más que otro de esos cutres lugares sin agua, sin electricidad, ocupado hasta el infinito por las pequeñas embarcaciones locales, y con una maraña de cabos increíble.

 

A pesar de ello encontramos a una pareja de Griegos que Vivian en el pueblo y tenían un pequeño velero que trataron por todos los medios de ayudarnos y nos contaron cosas de este puerto, como los malos modos de las autoridades náuticas que han llegado a decir ” que los visitantes extranjeros que se jodan y que fondeen en mitad del mar”. Los cubos de la basura si están cerca, aunque hace días que nadie recoge su contenido.

El caso es que terminamos amarrados de costado a un muelle en la bocana, que durante cada día está batido por los vientos predominantes del NE y donde los saltos del barco eran de casi un metro, con el riesgo de que se subiera al muelle.  El puerto huele mal, pues las redes sucias al sol de los pesqueros no necesito contaros como es su olor, y para terminar de hacer todo el cuadro más deprimente, hay un barco con bandera española y de nombre “Berca” fuera del agua y destrozado.

El barco estaba en la posición en que nosotros estamos amarrados al muelle y el fallo de las defensas hizo rozar el trancanil contra el muelle, hasta que una rajadura terminó por hundirlo. Lo han sacado y allí yace abandonado. Encima recientemente le han colgado el “sambenito” de dedicarse a la piratería.

Aunque según nuestros amables anfitriones el propietario, otro “gorrión” al que tuvieron albergado en su casa, perdió cuanto tenía de valor en el naufragio y el barco tiene averías difíciles y costosas de reparar. Descanse en paz el Berca. A lo mejor le dieron las indicaciones de que este era un puerto seguro en el mismo sitio que a nosotros.

14-07-2011 de Gyteion a Plytra 

El desatraque del muelle de Gyteion es todo un poema. Hay viento del NW que nos aconcha contra el muro y delante y detrás tenemos dos barcos que dan saltos como locos igual que nosotros, así que no hay espacio para una maniobra normal.

Así que recurrimos a la “ciaboga forzada” con el motor. Me explico. Se colocan dos defensas, a ser posible esféricas y gordas, en la proa y se amarra un “sprin” muy corto a tierra. Se da motor avante y con fuerza  y se mete todo el timón a como si quisiéramos subir encima del muelle. Por efecto del empuje sobre las defensas, el barco va sacando la popa. Cuando se ha liberado la trayectoria del barco o del obstáculo que tengamos detrás, se gira la rueda de un lado a otro, se da a tras a toda máquina y se suelta el cabo de proa. Y se sale marcha atrás hasta quedar liberado.

Después se echan unos cuanto juramentos y cagamentos y se hace solemne promesa de no volver a Gytheion y poner en cuarentena determinadas “desinformaciones” que empiezan a parecernos “poco casuales”.

Seguimos viaje y nada mas separarnos media milla del puerto desaparece el viento, que se ve claramente que está limitado a solo ese punto. Y así en nuestro recorrido encontramos todo lo contrario que en Gytheion en un minúsculo puerto que nos indica la guía Imray. El puerto de Plytra. Puede que no haya sitio para más de cuatro barcos de tránsito, pero cuando entramos solo hay un pequeño barco francés.

El fondeo del ancla es complicado, pero tenemos suerte y conseguimos enganchar a la primera maniobra y aquí si tenemos agua gratis casi a pié de barco.

Y de nuevo otro pueblo de ensueño para pasar las vacaciones. Playas limpias, un pequeño supermercado y algunas tabernas y un pueblo grande a cuatro kilómetros. El puerto tiene unas construcciones donde se albergan unas manadas de patos y cisnes que deambulan a su aire por las calles.

En la playa nos encontramos con que el patrón de una lanchita de pesca viene dando gritos como un poseso y enfila directo hacia la rampa. Pero no consigue su objetivo, y se hunde unos metros antes de llagar a la orilla.

Inmediatamente todos los varones (La hembras se mantienen al margen) se lanzan a achicar, empujar y hablar todos al tiempo diciendo lo que hay que hacer, hasta que llega un tal Vasili, que calla a todos y empieza a repartir ordenes muy profesionales, como embragar el barco e impedir que tiren de la roda que la pueden arrancar.

Con la ayuda de un todo terreno y poco a poco deslizando sobre tacos de madera y achicando el agua que supera el nivel del mar, termina el barquillo en la rampa. Entonces vuelven los gritos y las conversaciones y todos juntos, incluso el patrón, se van al bar cercano a celebrar el rescate. ¿Quien quiere un “realiti” de TV? Hemos vuelto a terminar otro día con un buen sabor de boca

15-07-2011 de Plytra a Monenvasia 

Queda por cruzar el cabo Maleas,  que es uno de los cabos complicados para cruzar del Mediterráneo. Como lo son Cabo de Gata, o Cabo Sunion. Puntos en que se encuentran dos mares y dos sistemas meteorológicos locales que pueden ser antagónicos. En este caso son los vientos del norte del Egeo y los vientos del Oeste del Jónico.

En la previsión de vientos muy duros del oeste, que a nosotros nos llevarían en popa, hay una ventana de un día en que los vientos parece que van a estar calmados. Pero esto nos va a hacer salir a más velocidad de la que queríamos de esta zona, por la que hemos sacrificado el ir a Creta. Y entre los sitios que vamos a perder estarán las playas de la isla de Elafonisos

Se trata de unas playas de arenas blancas y fondos muy limpios que lo hacen un magnífico lugar para fondearse esperando una buena previsión para cruzar. Destino turístico de no demasiada carga hay hasta alguna taberna en la playa.

Llegamos a vela desde Plytra nos acercamos a verlo. Hay varios barcos esperando que “se duerma el cabo “, Pues los vientos que se originan aquí pueden ser incluso de 15 nudos más que los previstos por la meteorología. No parece raro que se termine con ceñidas de 40 nudos y mar descompuesta que hacen a muchos barcos darse la vuelta

Afortunadamente nosotros navegamos sin problemas hasta las cercanías del cabo, donde un contraste de viento nos mete las velas contra los estáis y decidimos quitarlo todo y pasar a motor. Con lo que el paso se transforma en un paseo, solo amargado por no llevar AIS y poder tener un poco mas de control sobre el tráfico que es muy intenso

Después de pasado el cabo todo se transforma en un delicioso paseo. Llegamos a nuestro destino, el puerto de  Gefyra, junto a la ciudad amurallada de Monenvasia en un paseo con vientos portantes que incluso tienen que ser ayudados con algo de motor.

Quedamos pensando si salir corriendo a ver la ciudad de Monenvasia, pero pensamos que bien merece que lo hagamos de mañana para aprovechar la luz solar para hacer fotografías. Así que paseamos por el pueblo y reponemos la nevera de fruta fresca.

Empezamos a entraren zona de turismo y no es raro encontrar reclamos como el de la fotografía

16-07-2011 Un paseo por Nomenvassia 

Nomenvassia es una ciudad amurallada colocada en un islote frente a la costa del Peloponeso, que ha llegado casi integro a nosotros. No voy a transcribir aquí ninguna información que se puede conseguir en cualquier buscador, sino una visión de la ciudad a través del objetivo de mi cámara de fotos.

No soy un experto en esto del youtube y ya me diréis lo que sale. Son tres minutos de video, así que un poco de paciencia. ¿Qué os parece? ¿Merece esperar a que salga el sol?

17-07-2011 DE … ESTE… A …..ESE OTRO 

Un problema para localizar información sobre Grecia y sus poblaciones es la transliteración que se provoca al traducir desde el griego (Mas bien desde “los Griegos”) a nuestra fonética (Mas bien a “nuestras fonéticas”). Monevasia, Monemvassia, Monenvassi e incluso Nomenvassia es el nombre de la ciudad amurallada cerca del puerto de Gefyra o Yefira, donde a su vez está la marina donde atracamos llamada Marina de Manebasia.

M y V, Y, G  aparecen cambian y se sustituyen con total impudicia, no solo en la cartografía náutica sino que lo hacen en los carteles indicativos en el caso de que estén traducidos a nuestro alfabeto. Así que cuando dejamos atrás el puerto donde esta esa ciudad dentro de la muralla, nos vamos navegando hacia una ensenada muy profunda que está una millas más hacia el norte y que se llama… Gerakas….Ieraka…Yerakas y todas las versiones con “s” y sin “s”  y con “k”  sin “k”.

El caso es que con K o sin ella la ensenada de Gerakas, profunda como un fiordo noruego termina en un pequeño puerto donde un magnífico equipo de sonido emitía los sutiles matices de una inconfundible Joan Shuterland cantando arias de Donizetti. La sonoridad era prodigiosa y las pocas personas que había guardaban silencio escuchando algo que debe ser como un rito, y es este raro concierto.

Poco después finalizada la música, volvió la actividad al puerto y nosotros seguimos nuestro viaje, con otro apunte de sitio a volver y cosa a investigar.

Un poco más hacia el norte está la bahía de Kiparissi o Kiparissión con tres lugares para pasar la noche. El primero de ellos el favorito de Rod Eikell, el autor de una de las guías que publica la empresa de cartografía Imray. Un libro muy usado por los navegantes por la cantidad de información que contiene, aunque hay que pensar que Eikell ha descrito muchos de los sitios desde la óptica de su barco, inicialmente un pequeño velero de 9 metros y muchas veces lo que declara como puerto no lo es tanto para un barco de 14 metros.

Pero es lectura obligada y en este caso concreto no podemos de estar más de acuerdo con él. El sitio es un encanto. Caben un máximo de cuatro barcos y el fondeo es en casi 20 metros, pero es uno de esos sitios mágicos de Grecia.

Hay una playa con buen tenedero y un pequeño muelle donde abarloarse (es imposible fondear un ancla por los bolones de piedra del fondo) y donde caben tres barcos.

Cuando llegamos y una vez que hemos terminado la maniobra y colocado los “esprins” aparece un marinero de un barco pesquero y nos comenta que mejor ponemos el barco en la otra cara del muelle, que por la noche llega el “reef” de alta mar y es molesto. Así lo hacemos y el barco queda amarrado de nuevo y listo para ser abandonado mientras nos vamos a recorrer la aldea y darnos un baño en la playa.

Por la popa tenemos la “humilde morada” del pescador, que poco más necesita para ser feliz.

“NOS HA JODIDO, A OTRO QUE LE SOBRA EL ARQUITECTO” que diría mi amigo Tomas

Y como hoy hace años que Lola y yo nos conocimos, lo vamos a celebrar con el fruto de nuestro desvelo energético y sus 100 amperes diarios de consumo. Unas cocochas que nos acompañan desde Málaga y de las que aún tenemos alguna reserva. Y diría Tomás ” Y CON LO QUE FALTA PARA AGOSTO YA ESTA ALBERTO DANDO POR EL C… CON SUS POPAS”

CONTINÚA EN LA BITÁCORA DE BENALMÁDENA A GRECIA VIII PARTE

 

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.