De Benalmádena a Grecia IX Parte

FICHA DE LA BITÁCORA


Costas:
Países:
Océano / Mar:

Localización - Google Map


Ver Benalmádena – Grecia IX Parte en un mapa más grande

Cuaderno de bitácora

23-07-2011 de Hermioni a Poros 

En Hermioni hay cuatro posibilidades de atraque o fondeo:

  • amarrado en el muelle norte o puerto
  • amarrado en el muelle sur
  • fondeado en 4/6 metros frente al muelle norte
  • al fondo de la bahía sur

Hemos estado en todas ellas y todas son magníficos fondeos de este bello pueblo, diseñado para pasear y rodeado de aguas transparentes. Y como tantos sin electricidad y agua relativamente cara, aunque no tanto como Poros.

En Hermioni conocemos a Carlos, un español de treinta y pocos años que ha conseguido ser ciudadano del mundo. Como uno de mis hijos hizo la carrera de marino mercante y… no encontró trabajo en España y terminó en Suecia.

Aprovechando sus vacaciones se apuntó a llevar un barco hasta Grecia y allí lo contrataron como patrón de un 50 pies por su dominio del sueco. Nos ayuda en el atraque y comenzamos a charlar y nos contó muchas de las circunstancias de los patrones de chárter.
La que más nos sorprendió fue la de ver su camarote. Detrás del pozo del ancla, donde yo llevo las amarras y el gasoil de reserva, hay una conejera con dos literas y un lavabo metidas en un espacio increíble, claustrofóbico, que tiene que compartir con la camarera. Tres parejas de suecos ocupan el interior del barco y raramente les echan una mano en la maniobra y menos en limpieza, comida, o hacer camas. La comunicación es mínima.

Carlos consigue aprovechar sus vacaciones para navegar y “levantarse una pasta” cobra 190 Euros diarios y tiene todos los gastos pagados. Su ilusión es ahorrar para poder comprarse un buen barco oceánico en el que vivir. Las últimas noticias de este encantador muchacho han sido un correo con su dirección y unas fotos de nuestro barco. Nos comunica que su nueva dirección está en Shanghái, China como jefe de la oficina de homologación de Volvo. Él sí que debería de escribir un blog.

En el camino hacia Poros no podemos dejar de hacer una parada en la bahía de Dokos a tomar nuestra ración de erizos. Fondeo de más de quince metros en un lado, al este o riesgo de enganchar una cadena de un carguero hundido en el otro, al oeste, también se ha transformado en uno de nuestros lugares preferidos.

Hacemos una entrada falsa a echar un vistazo al puerto de Ydra, que tenemos pendiente desde hace años. Y es que hay cosas a las que no quiero someter a mi barco y una de ellas es el atraque a la griega de hasta cinco barcos amarrados con la proa a la popa del siguiente, y una caterva de energúmenos de los chárter pasando sobre mi cubierta de teca, a la que cuidamos como se merece caminando por el barco con zapatos especiales que nunca salen a la calle.

Todo ello a las tantas de la madrugada, chillando, borrachos y agresivos por la falta de sexo en condiciones.

Cala Mandráqui es la alternativa, con un fondeo muy profundo y hay que depender de un taxi acuático que te lleve o te traiga. Nosotros vamos a utilizar otro sistema de llegar a Idra, más racional y cómodo.

Así que continuamos hasta Poros, donde recibimos la sorpresa de que vienen a saludarnos el responsable de los bornes de electricidad y el conductor del camioncito del gasóleo, llamándonos por mi nombre “Alberto, capitán Tech”. Por fin podemos conectarnos a una toma eléctrica y encender las luces de 220 v. Ha llegado el momento de descansar unos días y hacer alguna excursión

25-07-2011 Una vuelta por Ydra 

En Poros, y con el barco bien amarrado y conectado a la electricidad para preservar el frío que conserva nuestras angulas y cocochas (ya van quedando pocas) nos montamos en un hidrofoil que a 32 nudos de velocidad y con aire acondicionado, nos deja por 25 euros ida y vuelta en el puerto de Ydra.

Al llegar a puerto a las 09:30 nos quedamos alucinando viendo el lío que hay montado en los atraques. Cadenas enganchadas, algunas por las hélices, voces y blasfemias en todos los idiomas conocidos y alguno desconocido. Tan asombrado me quedo que no acierto a sacar ninguna foto del desaguisado para deleite de mis seguidores, así que en justo castigo os he preparado un nuevo montaje de vídeo con las fotos que he sacado en nuestro paseo por el interior del pueblo.

Esta vez he puesto especial énfasis en las puertas de las casas y sus infinitos colores. Así que si me acompañáis os llevaré a dar una vuelta por esta preciosa ciudad, donde solo hay tres coches. Ambulancia, bomberos y basurero. El resto se hace con burros. Me gustaría que me dijerais vuestra opinión sobre esta forma de narrar nuestro viaje mediante vídeos o proyecciones de diapositivas, facilidad o dificultad de acceder a la información, etc. etc.

26-07-2011 Los caracoles de Poros 

Poros será para nosotros el puerto de base para todo este verano, en que hemos decidido quedarnos vagueando por el Argosarónico y enseñárselo a nuestros invitados. Las anécdotas se suceden una tras de otra a nada que sea mínimamente observador. La lástima es no disponer de una cámara de fotos que a golpe de levantamiento de cejas inmortalizara los momentos.

Uno de los amigos que nos reconocía de años anteriores es Stavros, el hombre del camión del gasoil. Como hay la queja- y fundada- de que el gasóleo en Grecia es malo y tiene mucha humedad por culpa de estos camioncitos y la condensación, nuestro amigo te llena una botellita testigo, que luego precinta y a la que pone fecha y nombre del barco, para garantizar que su gasóleo está limpio y libre de agua e impurezas.

Lo cierto es que no supone ninguna responsabilidad por su parte, pero no deja de ser un detalle simpático de este incansable trabajador  y que me confiesa que le hace ganar buenas propinas.

Por la noche salimos a cenar a un sitio que nos ha recomendado Fernando, del RalipV, que está siendo nuestro guía en asuntos gastronómicos y que suele acertar bastantes veces. Y así ha sido con este escondido restaurante llamado los caracoles. En una callejuela detrás de los cines hay un pequeño y tranquilo patio y un comedor atendidos desde una impecablemente limpia cocina por una familia formada por Theo, María y su hijo.

Los platos son de cocina griega auténtica con el toque personal de Theo, que debe acabar bastante tocad cada noche si sigue con su costumbre de tomar un chupito de orujo o algo parecido con cada mesa de amigos que van a su casa. Y es que se trata de un restaurante de amigos. De los que se transmiten de unos a otros. Limpio, acogedor y nada caro (12 € por persona) con un blanco de la casa magnífico y una especialidad que les da nombre y con unos ingredientes que aún no hemos descubierto.

Se trata de caracoles, a los que tanto Lola como yo somos muy aficionados. Pero estos tienen un toque especial y aparte del detalle de servirlos todos con la concha cortada para que salgan enteros están cocinados con… ¿Una salsa de miel?. Hemos estado con tres grupos diferentes de personas y a todos les ha gustado el sitio como uno de los mejores que han estado en Grecia.

27-07-2011 de Poros al Vathi Methana 

El viaje continúa recorriendo las calas del Argosarónico con calma y tratando de despejar todos los rincones, aunque se trata de un trabajo inútil, pues sabemos que cuando volvamos encontraremos nuevas cosa o variantes que pasaron inadvertidas. Pero os contaremos lo más llamativo de este periplo, que en gran medida debemos a la ayuda de Fernando, otro español buen conocedor de estas aguas. Por cierto que Fernando tiene su propio blog y podéis seguir sus aventuras en el enlace que tenéis a un costado.

El primer sitio altamente recomendable es una ensenada doble que se cierra con un islote en la misma bahía de Poros. Es un fondeo de mucha profundidad y en piedra por lo que recomiendo orincar el ancla. Como ya os contaré en su día para nosotros fue la muerte de un molinete en un fondo de 17 metros. Pero una nadada o remada hasta el islote a ver su pequeña ermita o hacer un buceo con gafas y tubo es una delicia.

Al salir de Poros y comenzar a rodear la península -o isla, que no lo tengo muy claro-  de Methana, tropezamos con un puerto de aguas blancas. Al parecer se trata de aguas termales y en la entrada vemos como un gran número de bañistas permanecen flotando indolentes en esas aguas. Ningún sensor del barco indica aumento térmico, pero el color es claramente diferente, con lo que si alguien tiene información que me la haga llegar.

Varias pequeñas calas y pequeños puertos contornean esta costa, pero siempre que pasamos por ella las aguas no están lo suficientemente quietas como para atrevernos a entrar. Y eso nos sucede con uno de los sitios recomendados por “el Ralip”. La taberna de la gallega, llamada “Las Olas”, que mientras otros esconden sus carencias bajo pabellones de conveniencia, ella hace alarde de su procedencia, tanto en el nombre como en su bandera.

Unas bollas permiten fondearse y seguramente disfrutar de algo similar a ese pulpo con patatas del que se puede disfrutar en algunos sitios de Galicia. Y es que la calidad del producto base, sinceramente no tiene nada que ver con lo que se compra por aquí como pulpo. Es otra cosa.

Continúa el paisaje ofreciendo rincones encantadores para pasar el día y refrescarse sin el atosigamiento de los chárter y porque no en absoluto éxtasis de soledad si se quiere.

Como siempre solo hay que saber mirar para encontrar motivos a los que enfocar la cámara, como esta pequeña iglesia llegando al pequeño puerto (Vathi) de Methana.

CONTINÚA EN LA BITÁCORA DE BENALMÁDENA A GRECIA X PARTE

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.