Amarras y su Uso

FICHA DEL ARTÍCULO

Sección:
Etiquetas - palabras clave: ,


Artículo

En la mar se llaman cabos a las cuerdas o sogas que se tienen a bordo del buque. En concreto, los cabos que sirven para amarrar el barco al muelle se denominan amarras. Cuando las amarras son cabos de un grosor considerable se llaman estachas, que se usan para amarrar barcos de gran porte, y también para efectuar las operaciones de remolque.

A la hora de amarrar un barco al muelle, las amarras se denominan según la dirección hacia la que salgan desde el barco. Así son las siguientes:

Largos. Son las amarras que saliendo por la proa o por la popa trabajan hacia proa o hacia popa, respectivamente. Por lo tanto, los largos de proa trabajarán hacia proa y los largos de popa trabajarán hacia popa. Su misión es mantener el buque pegado al muelle de atraque y evitar los desplazamientos longitudinales del mismo. De este modo, el largo de proa evitará que el buque se mueva hacia popa y el largo de popa evitará que se desplace hacia proa.

Esprines. Son las amarras que saliendo por la proa o por la popa trabajan hacia popa o hacia proa, respectivamente, es decir, trabajan hacia la cabeza contraria de aquella por la que salen. Por lo tanto, los esprines de proa trabajarán hacia popa y los esprines de popa trabajarán hacia proa. De esta forma, el esprín de proa evitará que el barco se desplace hacia proa, y el de popa evitará que se mueva hacia popa.

Traveses. Son amarras que trabajan perpendicularmente al plano longitudinal del buque y, por tanto, se utilizan para dejar el barco pegado o aconchado a aquél. Su principal misión consiste en evitar que el barco se despegue de su atraque, es decir, evitar el movimiento transversal del barco con respecto a su atraque.

Coderas. Son cabos que se amarran por el costado contrario al de atraque, haciéndolos firmes a una boya, un muerto, etc. Trabajan en dirección perpendicular, o casi perpendicular en función de las condiciones del atraque, al plano longitudinal del buque. Se usan para mantener el barco separado del muelle cuando las condiciones de mar y viento así lo requieren, evitando que el costado golpeé contra el muelle de atraque. También sirven como ayuda para abrir el buque del muelle. Virando de la codera podremos abrir la cabeza en la que está dada.

En general, en los barcos de recreo atracados de costado al muelle se usarán, en condiciones normales, cuatro cabos que trabajarán de forma simétrica, y que de proa a popa serán: largo de proa, esprín de proa, esprín de popa y largo de popa.

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.